carrito
El carrito está vacío.
since 1923

Aquí en Calligaris, creemos que los muebles deben ser prácticos y hermosos. Creemos que el diseño debe combinarse con la ingeniería para crear soluciones ingeniosas. Incluso después de casi 100 años, creemos en experimentar con diseños y materiales.

De hecho, nuestra capacidad de aceptar el cambio es, quizás, la característica más duradera de la marca Calligaris.

  • inspiring
  • researching
  • resolving
  • designing
  • producing
  • furnishing

Y sabemos que cada hogar y sus necesidades son diferentes, por eso ofrecemos una amplia gama de productos y opciones a medida para asegurarte de encontrar lo que te gusta. Ya sea el comedor que siempre está listo para recibir amigos y familiares, la llamada reconfortante del sofá, la perspectiva soñadora de tu cama al final de un largo día, la zona de trabajo donde las ideas y la inspiración pueden fluir libremente, cuando se trata de un diseño contemporáneo para la vida real, Calligaris es donde te sentirás siempre en casa.

Y Creemos en la calidad. En efecto, elegimos los mejores materiales, buscamos nuevas formulaciones para ofrecer los mejores rendimientos y durabilidad , sometemos nuestros productos a rigurosas secuencias de prueba para obtenir las certificaciones necesarias siguiendo los más altos estándares. Sobre todo, nos encantan las relaciones cercanas y a largo plazo que crecen día a día, y es por eso que encontrarás nuestras tiendas en todo el mundo.

descubrir nuestra alma verde

1923
Los orígenes
Con el estallido de la Primera Guerra Mundial muchos hombres se alistaron y esto provocó pronto una parálisis económica. Al final de la guerra, el 70% del potencial industrial fue aniquilado y las fábricas destruidas. Pero, sin embargo, a principios de la década de 1920, el número de empresas en el área de Manzano se cuadruplicó: eran pequeñas o muy pequeñas empresas familiares adyacentes a las casas. 
Calligaris nació en 1923 en Manzano como un pequeño taller artesanal fundado por Antonio Calligaris para la producción de la silla Marocca, caracterizada por una estructura de madera y un asiento de paja, artefacto típico de la zona.
1930-1950
as primeras producciones
En los años siguientes y hasta los años 50, se creó una red de empresas que se complementaban entre sí y las más grandes comenzaron a subcontratar parte de los componentes de la silla.
El laboratorio de Antonio Calligaris organizó la producción trayendo la madera de las montañas circundantes y la paja de la laguna del Friuli. Los aprendices de la tienda se encargaron de teñir la paja con colores naturales. 
Las máquinas son pocas, la mayor parte del trabajo todavía se realiza a mano y son principalmente las mujeres las que se encargan de entrelazar los asientos y del acabado de las sillas.
Entre los tipos de sillas en producción, además de los modelos Thonet, se realizó la silla tipo "Milano" (versión económica de la silla Thonet y la primera silla diseñada específicamente para oficinas).
1950-1960
los años del boom
La consolidación de la producción industrial después de la Segunda Guerra Mundial no tuvo un impacto tan trágico como el primero, gracias también a la creación del Consorcio para el Desarrollo de la Producción de las Sillas (1957). En la década de 1960, la reconstrucción de la posguerra llevó a un auge del consumo con un crecimiento exponencial de la demanda interna que neutralizó parcialmente la crisis general. La inversión aumentó y la producción experimentó una industrialización sin precedentes. En la década de 1950, el hijo Romeo hereda el negocio de su padre y lo desarrolla gracias también al período de auge económico de la posguerra. 
1970-1980
Calligaris es una industria
Fue en los años 70 que las empresas familiares se desarrollaron en un sentido más industrial. Durante esos años, el auge económico coincide con la modernización del negocio de la familia Calligaris. La empresa pasa a la tercera generación de Calligaris, a los hijos Alessandro y Walter que creen en una máquina de tejer capaz de tejer asientos en un minuto y 20 segundos usando fibras sintéticas similares a la paja.
Los años siguientes registran un crecimiento constante en la capacidad de producción de la empresa. Se transforma en una realidad industrial bien estructurada, líder en un área geográfica conocida mundialmente como el "distrito de la silla", y comienza a sentar las bases para la conquista de otros mercados. Aparece el primer catálogo y comienza la exportación. A partir de este momento, Calligaris comienza a distribuir sus productos a los consumidores finales a través de distribuidores locales tanto en el territorio italiano como europeo.
1990-2000
calligaris en el mundo
During the 1990s people in the district became aware of the importance of self-promotion as well as of the national and global distribution. The Friuli chair established itself on the Italian market and also abroad until it covered about 80% of the domestic demand with a strong presence in Europe, USA and far east. During these years the Chair District saw a widespread unprecedented wealth reaching extremely low unemployment levels and an unmatched production capacity.
In 1986, Alessandro Calligaris, third generation of the family, was appointed President of the company. Calligaris expands its range with complete furnishing solutions: chairs, tables and occasional furniture.
Wood is not the only material on which Calligaris measures its vocation for innovation any more. The company, in fact, also works with metal, plastic, leather and glass. In 1998 inaugurates the first branch in the US in High Point (North Carolina).
2000-2020
hoy
Los años posteriores al 2000 son los años decisivos para que Calligaris se establezca como una empresa internacional. En 2007, L Capital, un fondo de capital privado patrocinado por el gigante de lujo LVMH, adquiere una participación del 40% comenzando una nueva estrategia de marca, comunicación (tradicional y digital) y retail.
En 2008 abre la primera tienda Flagship Store en Milán, a la que luego le siguen las de París y Londres. La Holding de la familia Calligaris aprueba la compra del 40% de Calligaris S.p.A. a socio único, que, en 2007, se vendió a L Capital, el fondo de private equity del grupo LVMH.
Calligaris se vuelve aún más italiana en una temporada en la que los inversores extranjeros compran nuestras marcas de moda, diseño y lujo.
Esto marca un reinicio para Calligaris con una nueva fase de expansión, más coherente que nunca con la historia de una empresa que, desde su fundación en 1923, cree con confianza en el futuro y en Italia. 
En octubre de 2018, Alpha Private Equity Fund 7 finalizó la adquisición de una participación mayoritaria del grupo Calligaris.